Editorial: PLAN, ¿Y AHORA QUÉ?


Una vez cerrado el periodo de información y alegaciones públicas al Plan General Municipal de Urbanismo, se plantea una pregunta obvia: ¿Y ahora qué?. De acuerdo con lo legalmente previsto, la respuesta es sencilla: corresponde al equipo redactor contratado por la Junta de Extremadura examinar, valorar y en consecuencia aceptar o no las reclamaciones y sugerencia presentadas y plasmarlas en forma de modificación o sustitución de lo previsto en el texto inicial, y después al Pleno del Ayuntamiento proceder a la aprobación provisional del texto definitivo, a fin de remitirlo a la Administración regional, que será quién diga la última palabra para que el urbanismo de Berrocalejo tenga carta de naturaleza por un buen montón de años.

Esta es la “realidad legal”, pero no necesariamente la realidad misma. El proceso de aprobación del Avance ha sido tan accidentado, que no todo es tan sencillo. Sin duda los últimos meses han sido de los más convulsos en la historia reciente de nuestro pequeño, modesto y entrañable pueblo. Para sorpresa de todos, sin duda. Ni el alcalde ni su equipo de gobierno del PP, acostumbrados por años a ejercer el poder municipal con absoluta falta de contestación política, pero sobre todo sin una voz vecinal que le cuestionara nada más que mediante comentarios de esquina o chascarrillos de alterne…, pero es que ni siquiera el propio vecindario se podía crear que iba a llegar a tanto. Las habitualmente solitarias y angostas calles del pueblo, los bares, las casas, los corrales, los huertos han sido de una u otra forma escenarios de silenciosos o tumultuosos episodios de intercambio de opiniones o discusiones abiertas entorno al “Plan”.

Cuando, según ha confesado él mismo, en el secarral de agosto del año pasado, el alcalde recibió la noticia de que la Junta no aprobaba el anterior Plan General, además de subírsele el sofoco, decidió que, como era habitual, el tema lo llevaría en el más absoluto de los secretos hasta que resultase imprescindible sacarlo a la luz. Ni se le pasó por la cabeza que el pueblo se le iba a “levantar”. ¿O sí, y por eso actuó de esa forma tan perversa y malintencionada? Cuestión que queda para los investigadores o los historiadores, sin duda. El caso es que calló cuanto pudo, porque el asunto no era baladí: de su chistera de munícipe autoritario y poco menos que caciquil se sacó de pronto un texto “revolucionario”, eso sí, diciendo que era “cosa de los técnicos”, ya que ni él ni sus concejales habían dicho nada al respecto. Tras la carcajada inicial, el pueblo entró en la indignación y la perplejidad, alentada y aleccionada por una pequeña pero no enclenque oposición política socialista, representada por el joven y voluntarioso concejal, Ángel Pedro Martínez Cáceres.

Desde “diariodeberrocalejo” siempre hemos defendido editorialmente la conveniencia de un Plan General Municipal como mejor forma de planificar un buen urbanismo para el pueblo. También criticado con dureza la forma de proceder del equipo de gobierno, y las restricciones impuestas a la participación vecinal, elogiando las medidas tomadas en contrario, como han sido los encuentros informativos con los técnicos y las vías de comunicación y colaboración que el alcalde sigue anunciado pero todavía no ha concretado con la llamada “Comisión Vecinal”, en el objetivo de que el proceso de revisión de las alegaciones suponga una verdadera oportunidad de mejorar el Avance inicial, para acercarlo a las verdaderas querencias y necesidades de los mojinos.

Sobre el texto en sí mismo no hemos entrado en grandes profundidades, aunque no debe caber duda de que compartimos los reproches de que tiene indudables errores derivados de un insuficiente conocimiento de la realidad, que es demasiado restrictivo en la calificación de suelos urbanos, y que la firme apuesta por las “Unidades Urbanísticas” es más que cuestionable en un contexto tan modesto como el de Berrocalejo. Por supuesto, coincidimos con el PSOE en qué Cerro Calvario y La Cañada deben ser preservados, y nos suenan más que bien sus propuestas de previsión de suelos para dotaciones públicas. En cuanto a los “favoritismo recalificatorios”, mientras las sospechas y denuncias no vengan acompañadas de pruebas, preferimos mantenernos en la prudencia.

El proceso de participación vecinal ha sido al final tan rico, que ha permitido el cuestionamiento incluso por parte de la “Comisión” del tema de la Isla de Valdecañas. Según se acordó en su asamblea constituyente, una de las alegaciones que se ha debido presentar dice que no se puede “legalizar lo ilegalizable”, en total consonancia con la posición de los ecologistas contrarios al proyecto urbanístico de “ocio y salud”, y al que de momento todos los juzgados les han ido dando la razón. ¡Y es qué este pueblo no se priva de nada! Ahora, al cabo del tiempo, después de que su Ayuntamiento, de que sus partidos políticos en él representados dijeran hace ya un buen montón de años, qué La Isla era un buen proyecto, ahora sus vecinos, o al menos una buena parte de sus vecinos, mantienen que no. Otra cuestión más, sin duda, para investigadores e historiadores, además, claro, que para leguleyos… y contables…, llegado el caso de que al final terminaran por establecerse cuantiosas indemnizaciones por parte de los juzgados.

Así las cosas, y son muchas sin duda, reiteramos la pregunta del comienzo: ¿Y ahora qué? Nosotros, modestamente creemos qué lo que no puede hacerse es darse por cerrado en falso el problema, porque es un problema. Que el Ayuntamiento debe usar al máximo los recursos de que dispone para con seguir que en una comunidad tan pequeñita como es Berrocalejo, el texto que finalmente se envíe a la Junta cuente con el apoyo de las dos formaciones políticas representadas en el Consistorio y así, por extensión, a buen seguro ganarse el respaldo de la mayoría del paisanaje. ¿Serán capaces de conseguirlo? Y no es cuestión de tiempo, sino de voluntad y saber hacerlo.


pdfEditorial: PLAN, ¿Y AHORA QUÉ?

Sobre Diario de Berrocalejo 373 Artículos
Asociación virtual de vecinos de Berrocalejo, creada con el fin de dar información política y social de nuestro pueblo. En ella podremos también expresar nuestros sentimientos, a través de nuestras dotes artísticas y culturales; que son muchas, convirtiéndola en una galería para publicar nuestros trabajos. Os animo desde aquí a que seáis participes de esta nueva andadura, aportando vuestros conocimientos, dotes y quejas que consideréis que el pueblo debe saber, creando así un mejor futuro para nuestro pueblo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.