Empadronamientos de 1ª y 2ª

Diario de Berrocalejo
Diario de Berrocalejo


Berrocalejo se ha quedado estas Navidades sin sus ya tradicionales y famosas uvas de Nochevieja en la Plaza. Evento que acostumbraba a reunir a todos los pocos vecinos del invierno berrocalejano. El Ayuntamiento decidió no organizarlas, alegando razones de falta de presupuesto y personal. Excusas. No faltaba ni personal ni dinero. Personal hay de sobra: concejales y un operario…, y alguno más, que seguro se nos escapa… Y presupuesto también…, ¿o es qué a caso la compra de 5 kilos de uvas iba a desequilibrar irremediablemente las arcas municipales? El encargo estaba hecho incluso desde hacía días a la tienda del pueblo…, ¡por una cuantía de todo punto desorbitada: unos 15 euros tirando por alto!.
Excusas. Lo que ha operado es la cobardía del alcalde. El miedo a hacer acto de presencia en la Plaza, durante la toma de las uvas, lo que le hubiera resultado poco menos que inevitable…, para comprobar así, directamente, cara a cara, que son muchos los vecinos que no le quieren, que le afearían sin duda la gestión que está haciendo. “Con lo que está cayendo, lo mejor, lo procedente es quedarse en casita…”, no hay duda que ha pensado…, “aunque con ello me cargue una bella y entrañable tradición.” ¡Tradiciones y amabilidades a él…! ¡Anda, qué tenemos unas cosas!
El caso es que todo el mundo lo sabe y lo sabía, y por tanto se comentaba: al alcalde este nuestro, algunos de los últimos empadronados en el pueblo no son de su gusto y por eso nos les quiere echar. Los hay de 1ª y de 2ª. De 1ª los que solo pretenden un puesto de trabajo municipal, a cambio de algo claro. Estos, sienten Berrocalejo únicamente para cumplir con su jornada laboral.
No todos los empadronados están siendo medidos por el mismo rasero. Los que han sido catalogados como de 2ª desde el equipo de gobierno municipal del PP se busca desesperadamente cualquier resquicio legal para mandarlos a hacer gárgaras, pero es un hecho constatable (en Berrocalejo de una u otra forma todos nos conocemos) son personas que quieren al pueblo, que de siempre han estado aquí de una u otra manera, que les preocupa verlo desaparecer poco a poco, que les gustaría verlo crecer… Fundamentalmente por estas razones han considerado que empadronándose ayudan a ello. Y lo han hecho, lógicamente, cumpliendo las leyes, renunciando a otros empadronamientos en lugares en dónde deben residir circunstancialmente por motivos personales, familiares o profesionales, compaginándolo con su habitual presencia en el pueblo. No lo hacen por razones personalmente egoístas o
laboralmente interesadas. Es una obviedad, que en todo caso, cada vecino que se empadrona en un pueblo pequeñito y más que abocado a la despoblación –caso en el que todos los estudios colocan a Berrocalejo, el más reciente de la propia Mancomunidad de Municipios del Campo Arañuelo–, debería ser un tesoro humano a cuidar por cualquier ayuntamiento con un mínimo de sensatez y no considerársele poco menos que un apestado. Aunque esa persona no haga la promesa de votar sumisamente cada cuatro años al alcalde cacique de turno. Y no miramos a nadie, claro…
El de Berrocalejo, el alcalde de Berrocalejo quiso sin duda evitarse argumentaciones y críticas como esta durante la toma de las Uvas de Nochevieja. Por eso se las cargó. Es demasiado cobarde para dar la cara ante unos vecinos y vecinas que ya saben de primera mano todos sus tejemanejes.

Sobre Diario de Berrocalejo 357 Artículos
Asociación virtual de vecinos de Berrocalejo, creada con el fin de dar información política y social de nuestro pueblo. En ella podremos también expresar nuestros sentimientos, a través de nuestras dotes artísticas y culturales; que son muchas, convirtiéndola en una galería para publicar nuestros trabajos. Os animo desde aquí a que seáis participes de esta nueva andadura, aportando vuestros conocimientos, dotes y quejas que consideréis que el pueblo debe saber, creando así un mejor futuro para nuestro pueblo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.