INDIGNADOS


Berrocalejo está indignado. Y lo está, porque un Ayuntamiento brutal le quiere imponer un Plan General de Urbanismo que no entiende porque no se lo han explicado y en consecuencia rechaza. Algo que no se merece y por tanto parece no estar dispuesto a aceptar. Así­ lo demostró en la intensa reunión que casi cien de sus vecinos celebramos con el alcalde y el equipo técnico redactor del Plan el último dí­a de abril en las Antiguas Escuelas. Casi cinco horas de escucha, debate, discusiones, crí­ticas, gritos, silencios, desazones e incluso amarguras exteriorizadas o reconducidas hacia dentro. Puños apretados o brazos que se alzaban, buscando razones que no existí­an. Indignación en estado puro. Pobre Berrocalejo. Y todo, reiteramos, por culpa de unos responsables municipales irresponsables e incompetentes, que quieren imponer el pueblo de los próximos años ellos solitos y con sus técnicos, sin contar con nadie…, aunque seamos sus paisanos de todos los dí­as. Triste, bastante triste.

Ni el empiece fue bueno. El alcalde y el equipo técnico llegaron tarde, los últimos. Con ayuda de un proyector fueron desgranando razones legales y planes técnicos. Tratando de explicar decisiones y actuaciones, que se han ido produciendo desde hace meses sin que nadie más que ellos tuviéramos conocimiento alguno de lo qué estaba pasando…, aunque se trataba, nada más y nada menos, que de nuestro pueblo. Enfrente, un paisanaje ávido de conocer, noble, disciplinado, atemorizado incluso, azarado en cualquier caso, escuchó palabras gruesas: plusvalí­a, recalificación, normativa, unidad de actuación, previsión de desarrollos, competencias, jurisdicción, infraestructura, dotación, compensación, expropiación, alegación, plazos… Aseveraciones maximalistas de los técnicos que hablaban de la necesidad de que las propiedades de toda la vida se desintegrasen, de que años de historia personal y familiar queden transformados por la acción de un rotulador electrónico sobre un plano que nos pertenece a cada uno. Todos, mentalmente, tratando de reconstruir la nueva realidad de lo que quieren que sea Berrocalejo, y echándonos nuestras cuentas. Pero alguien no puede más, y con la sabidurí­a del hombre sencillo, dice algo así­: “Ya, ya, todo eso está muy bien, pero lo único cierto es que quién más beneficiados salen son el alcalde, los concejales y sus familiares…” Berrocalejo habí­a entrado en indignación.

El alcalde se defendió cómo pudo: “si el problema es mi parcela, la quito…” El equipo de técnicos (una arquitecta y dos ingenieros) se sienten directamente aludidos en su profesionalidad, y a veces con acierto y otras rozando la mala educación, recalcan que han hecho un trabajo sin indicación alguna por parte de los concejales que mandan en el Ayuntamiento. El auditorio escucha, pero no solo sigue recelando, sino que directamente no cree. Entonces algunos entendemos porqué algunas obras de alcantarillado, agua y luz se han extendido fuera del casco urbano hacia dónde están las propiedades de los ediles del equipo de gobierno, Y también nos preguntamos: ¿para qué le pagamos entonces casi mil euros de sueldo mensual al alcalde, si es incapaz de orientar en nada la redacción de un Plan de Urbanismo qué parece no servir a los intereses y deseos del vecindario…? Porque las quejas y los reproches de tipo tanto general como concretos, siguieron arreciando, hasta el punto de que el equipo de técnicos admitieron posibles errores u omisiones, y que todo, o al menos muchas cosas, podrí­an ser modificadas, “siempre y cuando se presente la correspondiente alegación por escrito”. Uno de ellos llegó a llamar incluso incultos a los vecinos. La reunión estuvo a punto de romperse, pero nuestra propia sensatez lo evitó. La arquitecta sugirió y el alcalde se comprometió a que la documentación se pueda consultar en Internet. La arquitecta también nos descubrió que Berrocalejo tiene un gran parque público en la Isla de Valdecañas, del que durante años el Ayuntamiento no nos ha informado de la posibilidad de su disfrute, y al que los responsables de la urbanización no pueden poner
impedimentos de acceso. Como también acabó reconociendo, junto con sus compañeros de equipo, que el descontrol y las ilegalidades cometidas a lo largo de los últimos años bajo el mandato del alcalde Evelio Garcí­a Breña tienen responsables directos, y él es el primero de todos…, aunque como todo en la vida, tiene solución, si se sabe hacer.

La inteligencia vecinal planteó la solución a lo que estaba pasando. Un par de paisanos dijeron que lo procedente era crear una “Comisión”, en la que concejales, vecinos y técnicos estudiásemos qué hacer con un Plan que nodeberí­a ser motivo de esta crispación. Para ello era imprescindible igualmente ampliar el plazo de exposición y reclamación pública del Plan. El edil socialista y el portavoz de ese grupo apoyaron de inmediato la propuesta, que yo, como integrante independiente de dicha candidatura en las pasadas elecciones municipales, suscribo. El alcalde pareció recoger el guante, al anunciar que crearí­a dicha “Comisión” y qué verí­a la forma legal de dar más tiempo a la participación de los vecinos. Ahora hace falta que lo cumpla. Algo imprescindible, ya que Berrocalejo no puede seguir “indignado”.

Michelle Sánchez. Mayo de 2012.

Sobre Diario de Berrocalejo 350 Artículos
Asociación virtual de vecinos de Berrocalejo, creada con el fin de dar información política y social de nuestro pueblo. En ella podremos también expresar nuestros sentimientos, a través de nuestras dotes artísticas y culturales; que son muchas, convirtiéndola en una galería para publicar nuestros trabajos. Os animo desde aquí a que seáis participes de esta nueva andadura, aportando vuestros conocimientos, dotes y quejas que consideréis que el pueblo debe saber, creando así un mejor futuro para nuestro pueblo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.