Marcha a Peña Flor


Un Buen día de campo, sí señor.  Como se suele decir en Extremadura, “cojonuo”. Nos pegamos un buen día, o mejor dicho, una buena mañana campeando cuesta arriba, cuesta abajo. Esta última mejor llevada para los que entrados ya en años nos cuesta mas levantar la zapatilla. Sin embargo las cuestas arriba los mas jovenzuelos se las bebían. Por atreverse, se atrevieron hasta con la cuesta de la mismísima Peña, y no tan jóvenes como pudimos ver.

Una caminata amena y provechosa, porque entre “tranco y tranco” se iban amenizando tertulias entre unos y otros, contando temas de actualidad, históricos o de experiencias vividas. Aun que algunos echásemos en falta algún guía que pusiera la guinda del debate como en otras ocasiones, pero…,otra vez será. También hubo quien aprovecho la ocasión para tener su primera relación con el querido y singular esparrago, (No se me vayan por el mal camino) que después de las debidas presentaciones protocolarias previas por parte de los más expertos. Comenzaron su aventura entre las ariscas esparragueras, dando como resultado su primera cosecha, aun que no muy productiva, pero sí daba para una rica sopa y no menos sabrosa tortilla. También hubo algunos que sí cogieron  un buen manojo, mas bien gavilla diría yo;  claro, que estos eran más expertos en estos menesteres. Al llegar a Cancho Frío, nos encontramos esculpido en una de las rocas que lo componen, el nombre del monumento natural y al parecer las iniciales del artista runero. Como si la obra del monumento en cuestión; fuera cosa suya. Y si lo de firmar fue para que quedase constancia de su hazaña, mas le hubiera valido meterse el cincel por……………

Después de un merecido descanso en la falda de la Peña, donde se aprovecho para dar un pequeño bocado y un delicioso trago de vino, otros lo aprovecharon  para tumbarse en la hermosa alfombra verde que la cubría, y los más atrevidos emprendieron la escalada para coronar la cumbre. Terminadas  las famosas fotos de rigor, emprendimos el camino de vuelta con parada obligatoria en la necrópolis. Donde después de un rato debatiendo autorías históricas y suposiciones continuamos hacia la meta final. Un último trecho….. Y ya está, llegamos. Aquí nos esperaba el trofeo final, unas deliciosas migas acompañadas de una refrescante y no menos deliciosa sangría. Después de las migas un delicioso picoteo de torreznos y queso, que amablemente nos sirvieron unas maravillosas mujeres y unos amables caballeros. A los cuales vaya desde aquí nuestra más cordial enhorabuena, al igual que para los cociner@s, organizadores y Ayuntamiento. Y  todo nuestro apoyo  para que este tipo de eventos se mantenga.

A continuación y después de haber saboreado tan suculento manjar en plena naturaleza, se procedió a la ya también famosa rifa del jamón, (Una estupenda guitarra, sí señor) que esta vez fue a caer a manos de nuestro querido amigo Manolo Escobar (No el cantante, si no, nuestro vecino).

Se cantaron y bailaron jotas, aunque la mayoría no estábamos preparados, pero quien sabe, a lo mejor para el año que viene.

Sobre Diario de Berrocalejo 361 Artículos
Asociación virtual de vecinos de Berrocalejo, creada con el fin de dar información política y social de nuestro pueblo. En ella podremos también expresar nuestros sentimientos, a través de nuestras dotes artísticas y culturales; que son muchas, convirtiéndola en una galería para publicar nuestros trabajos. Os animo desde aquí a que seáis participes de esta nueva andadura, aportando vuestros conocimientos, dotes y quejas que consideréis que el pueblo debe saber, creando así un mejor futuro para nuestro pueblo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.